Esperanza de la Torre | Artritis reumatoide
En este artículo encontrarás toda la información más relevante en relación con la Artritis reumatoide: qué es, cuáles son las causas, en qué consiste y cuáles son los síntomas de esta enfermedad.
19218
post-template-default,single,single-post,postid-19218,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 
Qué es la artritis reumatoide

Todos los síntomas de la Artritis Reumatoide

En el blog hemos hablado de los distintos tipos de enfermedades autoinmunes que, hoy por hoy, existen. Dentro de las 7 enfermedades autoinmunes más frecuentes se encuentra la patología sobre la que vamos a hablar hoy: la artritis reumatoide.

Qué es la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune sistémica. Esto se traduce en que, por un lado, las articulaciones de la persona que tiene esta patología presentan una inflamación persistente (artritis), pero también en que otros órganos y sistemas pueden verse afectados (sistémica), como son los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos y la piel.

La artritis reumatoide, a diferencia de la artritis psoriásicacuya prevalencia es baja, es la artritis autoinmune más frecuente. En su mayor parte afecta a mujeres. De hecho, el 75% de los pacientes diagnosticados con esta enfermedad autoinmune son del sexo femenino, lo que significa que sólo 1 de cada 3 hombres se verá afectado por dicha enfermedad.

Los primeros síntomas suelen aparecer entre los 30 hasta los 50 años, pero esta enfermedad autoinmune puede surgir en cualquier momento. Ahora bien, en el caso de las mujeres, los primeros síntomas suelen darse durante los primeros años de la adultez, mientras que en los hombres tarda más tiempo.

 Artritis reumatoide sintomas

Causas de la artritis reumatoide

Como hemos visto ya con otras enfermedades autoinmunes, la causa de la artritis reumatoide es desconocida. Lo que sí se sabe es que el sistema inmunitario tiene una respuesta anormal, lo cual lleva a una inflamación constante del organismo y al daño articular característico de esta patología.

Sin embargo, lo que sí se puede asegurar es que esta enfermedad autoinmune es el resultado de varios factores que convergen y que originan el desarrollo de la artritis reumatoide: genéticos, infecciosos, hormonales y medioambientales.

Por un lado, las investigaciones demuestran que la artritis reumatoide está asociada a un marcador genético específico, el HLA. La presencia de este antígeno supone cinco veces más probabilidades de desarrollar este enfermedad que las personas que no lo presentan. Sin embargo, no es un factor determinante, puesto que no todo el mundo que tiene este marcador desarrollar la enfermedad, ni todo los que tienen artritis reumatoide presentan el HLA.

Artritis reumatoide

Por otro lado, se cree que una infección bacteriana o vírica  puede ser el desencadenante para que una persona con una predisposición genética a padecer artritis reumatoide puede desarrollarla. Ahora bien, otros elementos como hormonas, obesidad o niveles elevados de estrés físico o emocional pueden ser también otros de los factores que desencadenen esta enfermedad autoinmune sistémica.

En qué consiste la artritis reumatoide

Como hemos visto ya, la artritis reumatoide afecta principalmente a las articulaciones. Las articulaciones son el punto en el que se encuentran dos o más huesos, y son las que hacen posible el movimiento de los huesos siempre dentro de unos límites.

Ahora bien, para evitar que los huesos choquen entre sí y no haya fricción, las articulaciones están recubiertas de cartílago. Por otra parte, la articulación está rodeada por la membrana sinovial o sinovia, que produce una determinada cantidad de líquido sinovial. Este líquido alimenta al cartílago y lubrica la articulación para que esté en buen estado y funcione correctamente.

Ahora bien, la cosa no acaba ahí, y es que la membrana sinovial tiene una capa externa resistente llamada cápsula que, junto con los ligamentos, mantiene la articulación en su lugar y evita que los huesos se muevan en exceso. Por último, los tendones, que son unas bandas fibrosas fuertes, aseguran los músculos a los huesos.

Artritis reumatoide síntomas

Todo este conjunto es el que permite que las articulaciones funcionen correctamente. Sin embargo, en el caso de una persona que tiene artritis reumatoide la membrana sinovial está inflamada. Y ¿qué ocurre cuando un tejido está inflamado? pues algo muy parecido a cuando nos hacemos un corte o una herida : la zona se enrojece, se hincha, produce más fluido del necesario y duele.

Por una parte, el enrojecimiento es resultado del aumento del flujo de la sangre, lo que supone que la articulación pueda estar más caliente de lo normal. Por otra parte, la inflamación es el resultado de una acumulación de líquido y células en la membrana sinovial.

Y ¿por qué duele la articulación? pues por dos motivos distintos: uno, las terminaciones nerviosas están irritadas como resultado de los químicos producidos por la inflamación; dos, cuando se hincha la articulación, la cápsula se estira. Cuando la inflamación se reduce, la cápsula se mantiene estirada, y no puede albergar la articulación en su posición correcta.

Esto origina que la articulación no quede estable y se mueva en posiciones inusuales. Además, cada vez que la articulación se inflama, sufre un daño, ya que se desgasta con cada exacerbación. Las exacerbaciones son períodos de crisis, es decir, períodos en los que las articulaciones se inflaman y producen dolor.

Síntomas de la artritis reumatoide

Como hemos visto, la artritis reumatoide es la inflamación de la membrana sinovial de las articulaciones y de los tejidos que la rodean. Y es la inflamación de esta membrana la responsable de la mayoría de los síntomas que presentan las personas que padecen artritis reumatoide.  Sin embargo, hay muchos más síntomas extra-articulares que pueden darse. Es por ello que la artritis reumatoide se define como una enfermedad autoinmune sistémica.

La gravedad de los signos y síntomas de la artritis reumatoide puede variar en cada persona (si quieres saber cuál es la diferencia entre un signo y un síntoma, lo puedes leer en este post). Además, estos signos y síntomas pueden aparecer y desaparecer a lo largo de los años. Esto es lo que se conoce como brotes, crisis o exacerbaciones, es decir, períodos en los que la enfermedad está presente de manera aguda con la sintomatología que la caracteriza. Estos brotes pueden durar de días a meses.

Artritis Reumatoide síntomas iniciales

Los síntomas de la artritis reumatoide de carácter articular son:

  • Articulaciones inflamadas, calientes y sensibles. La duración puede ser de unas seis semanas o más.
  • Rigidez en las articulaciones, más marcada por las mañanas y después de períodos de inactividad. Esta rigidez se mantiene durante una media hora, pero puede permanecer durante más tiempo.
  • Más de una articulación afectada. En la artritis reumatoide ambos lados del cuerpo están afectados (las dos rodillas, las dos muñecas, los dos hombros, los dos codos, etc.).

 

Síntomas iniciales artritis reumatoide

Los síntomas de la artritis reumatoide extra-articulares son:

  • Fatiga.
  • Fiebre.
  • Pérdida de peso.

 

Existen otros síntomas extra-articulares, la mayoría de los cuales aparecen en estados avanzados de la enfermedad.

 

Síntomas iniciales de la artritis reumatoide

Según la SER (la Sociedad Española de Reumatología), la artritis reumatoide hace aparición de manera lenta. De hecho, desde que aparecen los primeros síntomas hasta que se tiene un diagnóstico pueden pasar unos 7 – 8 meses, e incluso un año.

Los síntomas iniciales de la artritis reumatoide tienen mucha similitud a las manifestaciones generales que aparecen en otras enfermedades como la fiebre o la astenia (falta o decaimiento de fuerzas caracterizado por apatía, fatiga física o ausencia de iniciativa, según el DRAE). Sin embargo, el síntoma principal, que la diferencia de éstas otras dolencias es que afecta a las articulaciones.

Los signos y síntomas iniciales de la artritis reumatoide relacionadas con las articulaciones son la aparición de una inflamación claramente apreciable por la persona que la padece. Esta inflamación causa dolor, además de un aumento en el tamaño de la misma. Por la mañana, después de despertarse, uno de los síntomas iniciales de la artritis reumatoide es que la articulación está rígida, síntoma que va desapareciendo paulatinamente según la persona regresa a su actividad diaria.

La persona con artritis reumatoide va a experimentar también debilidad muscular y limitación de la movilidad. Fatiga, fiebre y pérdida de peso son otros de los síntomas iniciales de la artritis reumatoide.

Por tanto, dentro de los síntomas iniciales de la artritis reumatoide encontramos los siguientes:

  • Fatiga.
  • Malestar general que incluso puede derivar en depresión.
  • Rigidez articular por las mañanas.
  • Rigidez articular tras períodos en los que no se realiza actividad alguna, por ejemplo estar sentado o dormir una siesta.
  • Rigidez articular en las manos.
  • Sensibilidad o dolor en las articulaciones cuando hay movimiento o cuando se está en reposo.
  • Inflamación leve de las articulaciones, lo que origina un aumento apreciable en el tamaño.
  • Calor en las articulaciones inflamadas.
  • Febrícula, es decir, una temperatura alta prolongada que no supera los 38ºC.
  • Entumecimiento y hormigueo de las manos, debido a la inflamación de los tendones que origina una presión en los nervios  (síndrome del túnel carpiano).

Síntomas de la artritis reumatoide en las manos

Los síntomas de la artritis reumatoide en las manos son uno de los factores que permite el diagnóstico de esta enfermedad autoinmune y es que suele ser muy frecuente que esta parte del cuerpo se vea afectada por esta enfermedad.

¿Por qué es frecuente los síntomas de la artritis reumatoide en las manos? Pues porque las manos albergan alrededor de 25 articulaciones, todas ellas susceptibles de inflamación en las personas con artritis reumatoide. De hecho, las articulaciones de las manos más afectadas por la artritis reumatoide son las siguientes:

  • Las articulaciones metacarpofalángicas.
  • Las articulaciones interfalángicas proximales.
  • Las articulaciones de las muñecas que conectan los ocho huesos carpos de la muñeca con cada uno y los huesos de antebrazo. Estas articulaciones incluyen la articulación metacarpiana, la articulación intermetacarpiana, la articulación radiocarpiana y las articulaciones intercarpianas.

Síntomas de la Artritis Reumatoide

Los síntomas de la artritis reumatoide en las manos pueden dar lugar a diferentes tipos de deformaciones:

  • Deformación en “Z”.
  • Dedo en ojal.
  • Dedo en “cuello de cisne”.
  • Dedos en “ráfaga”.

Esto demuestra lo específico que son los síntomas de la artritis reumatoide en las manos. Además, este tipo de síntomas suelen ser muy molestos, no sólo por el dolor que causan, sino también porque dificultan las tareas del día a día. Según el estado de la enfermedad, los síntomas de la artritis reumatoide en las manos es muy marcado y resultan prácticamente incapacitantes por las deformaciones causadas.

Síntomas avanzados de la artritis reumatoide

Cuando la enfermedad está en un estado más avanzado, origina otros síntomas que son el resultado de que el cuerpo esté sometido a una inflamación general constante. Como resultado de ello, otros sistemas y órganos se pueden ver afectados.

Como consecuencia de esa continua inflamación, la enfermedad no cursa únicamente con síntomas articulares. De hecho, el 40% de las personas que tienen artritis reumatoide pueden experimentar signos y síntomas que no afectan las articulaciones. Algunos de esos síntomas son:

  • Sequedad de la piel y de las mucosas, con la posterior inflamación y atrofia de las glándulas que generan los lubricantes del cuerpo (Síndrome de Sjögren).
  • Enrojecimiento y molestias en los ojos.
  • Sensibilidad a la luz y problemas de visión.
  • Irritación e infecciones en las encías.
  • Número de glóbulos rojos bajo (anemia).
  • Abultamientos duros en las zonas de roce de la piel, como en codos, dorso de los dedos de las manos, dorso de los dedos de los pies, en el interior del organismo (nódulos reumatoides).
  • Inflamación y cicatrices en los pulmones que pueden causar dolor en el tórax y dificultad respiratoria (pleuritis).
  • Inflamación de los vasos sanguíneos que pueden originar daño en los nervios, en la piel con la aparición de úlceras, y en otros órganos (vasculitis).
  • Inflamación de la envoltura del corazón, que puede llevar a una función cardiaca anormal (pericarditis).

Síntomas avanzados artritis reumatoide

Desgraciadamente uno de los síntomas avanzados de la artritis reumatoide más característico es la deformidad de las articulaciones afectadas. Esta deformidad es consecuencia de su deterioro progresivo.

Artritis reumatoide manos

Como hemos visto hasta ahora, cuando la enfermedad está en un estado avanzado, los síntomas de la artritis reumatoide en las manos se caracterizan por una deformidad importante, ya que los huesos ya no se pueden alinear de manera normal.

Sin embargo, no sólo los síntomas de la artritis reumatoide en las manos son los responsables de esta incapacidad. La deformidad y el dolor causado en muchas en el resto de articulaciones originan que la persona no pueda realizar muchas de las labores diarias más simples.

Por ello, una vez diagnosticada la enfermedad, resulta vital trabajar para mejorar la salud de la persona, de modo que la enfermedad no vaya avanzando progresivamente hasta el punto en el que la persona no pueda llevar a cabo las tareas más simples que se nos pueda ocurrir.

Un abrazo,

 

Quizá te interesa leer también sobre:

Esperanza de la Torre
info@esperanzadelatorre.com
0 Comentarios

Añade un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies