Esperanza de la Torre | 8 Consejos para vivir con artritis psoriásica
En el artículo de hoy hablamos sobre distintos consejos que pueden ayudarte a vivir con la artritis psoriásica, las razones por las que debes tenerlos muy en cuenta y una guía básica para implementarlos en tu vida.
19097
post-template-default,single,single-post,postid-19097,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 
Mejorar la artritis psoriásica

8 Consejos para vivir con artritis psoriásica

La artritis psoriásica, como te comenté en el último post, es una enfermedad autoinmune que afecta a las articulaciones y que se presenta en las personas que padecen psoriasis en la piel. Dentro de los síntomas más comunes de esta patología se encuentran la inflamación de las articulaciones y el dolor que ésta produce. En el artículo de hoy vamos a hablar de todas esas pequeñas (grandes) cosas que tú puedes hacer para mejorar los síntomas que experimentas a causa de la artritis psoriásica.

»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»

Cuando tienes una enfermedad autoinmune, tienes una enfermedad autoinmune. Eso no significa que pierdas el control de tu cuerpo o de tu salud. Es el momento de retomar ese poder con el que naciste y no dejarlo en manos exclusivamente de otros. Tú puedes hacer mucho y, para empezar aquí tienes estos 8 consejos para vivir con artritis psoriásica. Verás que aplicando estos consejos podrás sobrellevar esos períodos en los que la enfermedad está activa y trabajar por tu salud para que tu cuerpo vaya volviendo al equilibrio que una vez perdió.

Descanso

Es fundamental que, si tienes una enfermedad autoinmune, tengas muy en cuenta las horas de descanso que necesitas. Por norma general, el cuerpo no responde de la misma manera cuando se tiene una enfermedad autoinmune que cuando no se tiene, así que de manera automática tu cuerpo te va a pedir descansar más de lo que hacías antes de la enfermedad.

Esto también dependerá del período que estés pasando. Y es que, como ocurre prácticamente en todas las enfermedades autoinmunes, la persona que tiene una artritis psoriásica tiene rachas. Estas rachas son los períodos en los que la enfermedad está activa o los períodos en los que no está activa.

Sin embargo, independientemente del momento en el que estés, muchas veces, cuando nos diagnostican con este tipo de patologías, nos resistimos a cambiar nuestro ritmo de vida. De modo que, sin poder llegar a todo a lo que llegábamos antes, sí hacemos más de lo que realmente deberíamos.

Es muy importante que tomes conciencia de que no te beneficia en nada el no descansar lo suficiente, el trasnochar o el no llevar una higiene del sueño adecuada. ¿Por qué? Pues porque, cuando la artritis psoriásica está activa, las articulaciones duelen al estar inflamadas y rígidas. El descanso ayuda a disminuir la fatiga y la inflamación. Como consecuencia, si descansas lo suficiente, tendrás las articulaciones menos inflamadas al día siguiente.

Consejos para vivir con artritis psoriásica

 

Ejercicios para la artritis psoriásica

Uno de los consejos para vivir con artritis psoriásica que debes tener muy en cuenta es hacer ejercicio de manera habitual. Sin embargo, muchas personas piensan que, como tienen una enfermedad autoinmune de carácter reumático, como es el caso de la artritis psoriásica, no pueden hacer ningún tipo de ejercicio. Todo lo contrario.

Es fundamental que la persona que está diagnosticada con esta patología practique ejercicios de manera regular, puesto que mantener la movilidad completa de las articulaciones debe ser una prioridad, y esto es lo que conseguimos si aplicamos este consejo. Lo único que tienes que tener en cuenta es realizar ejercicios que no perjudiquen tu patología, es decir, realizar concretamente ejercicios para la artritis psoriásica.

Cuando la enfermedad no está activa es el momento adecuado para hacer ejercicio. Sin embargo, no debes hacer cualquier tipo de ejercicio. Los ejercicios para la artritis psoriásica no deben ser ejercicios de impacto. ¿Qué son ejercicios de impacto? Correr, saltar, practicar deportes en los que haya que correr o saltar (baloncesto, fútbol, voleibol, tenis) etc.

Los ejercicios para la artritis psoriásica que se recomiendan son ejercicios aeróbicos de bajo impacto en los que se trabajen dos aspectos fundamentales: el fortalecimiento y la flexibilidad de los músculos.

Aprovecha si estás pasando una época en la que la artritis psoriásica no está activa para realizar ejercicios suaves como aquagym, aquaerobic, natación suave, pilates, yoga, taichi, caminar, etc. Si ya hay daño en las articulaciones, cualquier ejercicio en el agua resulta más adecuado, ya que se ejerce menos tensión en las articulaciones que el ejercicio que se hace en suelo o tierra.

Vivir con artritis psoriásica

¿Por qué es tan importante que llevas a cabo ejercicio de manera regular durante estos períodos?

Pues porque, si la mayor parte del tiempo una articulación permanece inmóvil, se vuelve rígida. Esta rigidez es tensión; tensión significa dolor. Permanecer sin hacer ningún tipo de ejercicio es igual de perjudicial que si tratas a tu cuerpo con brusquedad, que es algo que también tienes que evitar.

 

¿Qué debemos hacer durante los períodos en los que la enfermedad está activa?

Es fundamental tener en cuenta que, en cualquier actividad del día a día, debes controlar determinados movimientos para no empeorar la situación.

Sería conveniente que acudieras a un profesional especializado que te indique qué tipo de movimientos puedes realizar. Así sabrás qué movimientos son los más adecuados para que no te causen dolor y, por tanto, para que tu cuerpo no sufra. Reducir la tensión en las articulaciones es una de las labores que puede enseñar un fisioterapeuta, por ejemplo, y que te resultaría de gran ayuda.

 

Control del estrés

Prácticamente cualquier enfermedad actual está relacionada directamente con los niveles de estrés que manejamos hoy en día. Y es que el estrés causa inflamación, y la inflamación y las enfermedades autoinmunes están estrechamente vinculadas, como ya pudiste leer en este post.

De hecho, se sabe que la psoriasis empeora a consecuencia del estrés emocional. Y no es que esto ocurra únicamente con esta enfermedad de la piel, sino con todas. Lo que ocurre es que, con una enfermedad de la piel, es totalmente visible como empeora la persona cuando se ve sometido a niveles de estrés emocional importantes.

Por tanto, manejar el estrés es fundamental tanto durante los períodos en los que está activa la enfermedad como en aquellos períodos en los que no está activa. Encontrar la forma que mejor te funcione para reducir esos niveles al mínimo debe ser una prioridad para ti.

 

¿Qué actividades ayudan a reducir el estrés?

  • Hacer ejercicio regularmente
  • Practicar alguna técnica en la que se tiene en cuenta el movimiento suave y la respiración, como pueden ser el yoga, el taichi, el chi kung, etc.
  • Realizar prácticas como el mindfulness.
  • Pasar tiempo con personas con las que te sientas a gusto.

Si a alguna de estas prácticas, le añades cualquier actividad que te permita recargarte de energía positiva y dejar atrás situaciones que sólo perjudican tu salud, el control del estrés está asegurado.

Leer, pintar, dar un paseo junto al mar, cuidar flores, ver una comedia, escuchar música relajante, etc. son formas de relajación que funcionan a muchas personas. Encuentra tu forma e instáurala en tu vida.

Artritis psoriásica

 

 Cuidado de la piel

El siguiente consejo para vivir con artritis psoriásica tiene que ver con la piel, que es uno de los órganos afectados por esta enfermedad. Una correcta higiene e hidratación resultan fundamentales para que este órgano tan importante esté en las mejores condiciones posibles.

Para tu higiene personal debes utilizar productos lo más naturales posibles (aceite de coco, aloe-vera, aceite de jojoba, etc.). Nuestro organismo permanentemente está en contacto con productos llenos de químicos perjudiciales para la salud. Y es que desde que nos levantamos por la mañana sometemos a nuestro cuerpo a una cantidad ingente de sustancias totalmente artificiales con las que él tiene que lidiar.

Todos estos productos contienen miles de sustancias químicas como parabenos, colorantes, triclosán, triclocarbán, cetearato, polietileno, retinol palmitato, y un largo etcétera que lo único que hacen es agravar el problema de una piel que ya de por sí se encuentra mal.

Busca productos que no contengan todas estas sustancias y verás como tu piel poco a poco mejora notablemente. Por suerte, hoy en día hay cada vez más empresas que se dedican a elaborar este tipo de productos.

Cuidados especiales para la piel

Además, puedes darte baños con aceites esenciales que ayuden a relajar el cuerpo, además de hidratarlo. En caso de que vivas en un clima seco, te recomiendo que uses un humidificador. Ahora bien, sin vives en zonas con muchas horas de sol, ten cuidado con la exposición prolongada, puesto que puede agravar los síntomas.

Tu entorno

Uno de los consejos para vivir con artritis psoriásica más importantes es que tu entorno conozca tu problema de salud. Sin su apoyo todo se hará mucho más difícil y, por tanto, tu nivel de estrés aumentará.

Comunica tu enfermedad a tu familia y amigos más cercanos, así como a las personas con las que trabajas. Es importante que comprendan cuáles son los síntomas y las repercusiones que tiene la enfermedad en tu salud física y emocional, de modo que sepan qué te está ocurriendo cuando la artritis psoriásica se activa.

Apoyo

Cada persona es un mundo, de modo que el impacto emocional que tiene la enfermedad en cada uno puede variar mucho. Si consideras que necesitas apoyo, no lo dudes, búscalo.

Cuando hablo de apoyo, no me refiero únicamente a tus amigos, tu familia y tu entorno de trabajo,  sino a profesionales que se dediquen a tratar a personas con este tipo de patologías. También puedes buscar apoyo en asociaciones de enfermedades autoinmunes, que hacen una labor maravillosa para los pacientes de patologías de este tipo.

Alcohol y tabaco

Todo el mundo sabe que fumar y beber perjudica la salud de cualquier persona. Por tanto, uno de los consejos para vivir con artritis psoriásica básicos que debes tener en cuenta es que evitar el alcohol y el tabaco.  Estas dos sustancias lo único que van a hacer es agravar más aún el problema al que te enfrentas.

De hecho, está demostrado que el alcohol empeora la psoriasis. Pero, como hemos visto con el estrés, no es que el alcohol no sea perjudicial para el resto de enfermedades autoinmunes, sino que la psoriasis es una enfermedad con la que rápidamente se ven los efectos negativos de nuestro estilo de vida.

Y resulta que la ingesta de alcohol supone un aumento de toxinas en el intestino bastante importante. El hígado por su parte no puede purificar la sangre de esas sustancias, de modo que es, a través de la piel, como refleja la alta toxicidad presente en el organismo. Como consecuencia, la psoriasis se ve agravada. Exactamente lo mismo ocurre con el tabaco.

Además, desgraciadamente, en muchas ocasiones el consumo de ambas sustancias aumenta de manera alarmante como consecuencia del estado emocional en el que se encuentra el paciente que ha sido diagnosticado. Es por ello que resulta vital que pongas en práctica todos estos consejos, ya que te ayudarán a reducir el nivel de estrés y, por tanto, la necesidad de acudir a estas dos alternativas nada saludables.

Otros tratamientos

Para finalizar con los consejos para vivir con la artritis psoriásica voy a compartir contigo algunas terapias que te pueden ayudar a aliviar los síntomas resultantes de tu enfermedad.

Tratamientos de calor-frío

Los tratamientos de calor-frío son una alternativa muy sencilla que puede ayudarte a mejorar tus síntomas.  Si las articulaciones están calientes e hinchadas, se debe utilizar frío durante unos 10 minutos (no hay que sobrepasar este tiempo, puesto que el frío podría llegar a quemar la piel). Si, por el contrario, se siente dolor, pero sin calor ni inflamación, se puede utilizar tanto el calor como el frío.

Fototerapia

Existe una terapia denominada Fototerapia en la que la piel es expuesta a los rayos ultravioleta de manera controlada. El éxito de este tipo de terapias es su regularidad.

Sin embargo, cuando hablamos de fototerapia, no estamos hablando de acudir a un lugar con camas de bronceado, sino de realizar este tipo de tratamientos de la mano de profesionales altamente cualificados que sepan cómo aplicar la fototerapia en el caso de la artritis psoriásica.

Acupuntura

La acupuntura es un componente clave de la Medicina Tradicional China en la que se insertan agujas en determinados puntos del cuerpo denominados meridianos. La acupuntura se usa principalmente para aliviar el dolor, aunque también hay un amplio abanico de enfermedades y trastornos en los que se dan mejorías en los síntomas.

Muchos pacientes relatan cómo tras varias sesiones, incluso tras una sesión inicial, han notado menos tensión en sus articulaciones y mayor movilidad.

 

Cada persona tiene unas necesidades diferentes a las de otra, así que analiza qué consejo te resulta de más ayuda hoy por hoy. ¿Qué puedes hacer para implementarlo y empezar a mejorar tu salud? Averigua si existe una asociación para enfermos de artritis psoriásica en tu ciudad y llama, apúntate a unas clases de relajación, acude a la consulta de un psicólogo si lo crees conveniente… como has visto a lo largo de este post, hay multitud de cosas que puedes hacer.

Ahora bien, una de las mejores herramientas que puedes utilizar para mejorar una enfermedad autoinmune es la alimentación. De ella hablaremos en el próximo post. No te lo pierdas.

 

Un abrazo,

Quizá te interesa leer también sobre:

Esperanza de la Torre
info@esperanzadelatorre.com
0 Comentarios

Añade un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies