Esperanza de la Torre | ¿Trabajamos juntas?
15875
page-template-default,page,page-id-15875,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Cada noche te acuestas con el maravilloso propósito de que “mañana sí que sí” empezarás a llevar una vida más sana, a ponerte manos a la obra con esos kilitos que te sobran y hacer todo aquello que te propones. Pero te levantas, y resulta que ayer no te dio tiempo de hacer la compra y lo único que tienes en la despensa es lo de siempre. Además, no has podido descansar todo lo que tu cuerpo te pide, así que no estás de ánimo y no tienes energía para pensar en hacer un desayuno saludable. Tienes un hambre de mil demonios y solo quieres tomarte tu café con leche y tus tostadas… Otro día más…sin cambiar nada. Eso te hace sentirte mal, cansada y…

Llevas tiempo queriendo hacer cosas por ti misma, para tu salud, para tu cuerpo, para verte guapa, porque estás cansada de siempre sentirte mal por esas cosas que cada vez forman más parte de ti. Quieres cambiar, pero extrañamente no puedes. ¿No dicen que querer es poder? Parece que para ti no funciona. Y es que es demasiada la información que hay fuera. Todo parece demasiado complicado. Y después de visitar distintos blogs y leer varios posts sobre activar semillas, comer quinoa, lo maravilloso que es desayunar zumos verdes y la importancia de la alcalinidad de tu cuerpo para estar sana por dentro y guapa por fuera, ya no sabes ni cómo te llamas. Llegas a la conclusión de que es demasiado complicado para ti, de que todo requiere demasiado esfuerzo, de que todo va a ser en balde porque, pasado un tiempo, volverás a tus viejos hábitos. Que tú no eres de esas chicas que tienen un pasado capaz de transformar en un maravilloso presente. Pero te reto a demostrarte lo contrario.

Unas personas aparentemente pueden más que otras a la hora de conseguir sus objetivos, cada vez que se proponen algo. Sin embargo, después de años de autoaprendizaje y formación, he llegado a la conclusión de que las personas que parece que no son capaces es porque simplemente desconocen una serie de herramientas que marcan la diferencia. Esas herramientas son las que permiten un cambio, permiten hacer una transformación de por vida.

Pues bien, si eres de las que está harta de esa incómoda sensación de querer y no poder, harta de no tener tiempo para lo que realmente marca la diferencia, harta de no sentirse plena y al 100%, sigue leyendo porque:

A continuación te propongo dos alternativas . Las dos son fantásticas y tu elección dependerá del punto en el que estés y de cómo quieras hacer ese cambio. Pincha sobre cada una de ellas para conocer mejor de qué tratan, pero recuerda que, si no tuvieras claro alguno de los puntos, puedes ponerte en contacto conmigo para poder ayudarte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies