¿Cómo nos

encontramos?

Nuestros encuentros, que duran 90 minutos aproximadamente, son videollamadas a través de la plataforma Zoom.

 

No te tienes que descargar nada, yo te mando un enlace y, al pinchar sobre él, accedes a una sala virtual donde nos encontramos. Lo único que necesitas es un dispositivo electrónico (ordenador, tablet o móvil), una buena conexión a Internet y un lugar que sepas que puedes estar sola y tranquila. 

También existe la posibilidad de utilizar otras aplicaciones como, por ejemplo, Skype.

¿Cómo se reserva una sesión o un pack de sesiones?

Una vez tengas claro que deseas iniciar un proceso de acompañamiento, solo tienes que ponerte en contacto conmigo para agendar un día y una hora. Esto lo puedes hacer a través del correo electrónico o, si así lo prefieres, mediante un mensaje en Instagram.

Recuerda que, si me mandas un correo, la respuesta probablemente te llegue a la carpeta de Spam, así que no te olvides de revisarla. Normalmente no suelo tardar más de dos días en contestar. Si ves que tienes problemas, intenta mandarme un mensaje privado por Instagram.

¿Cuándo nos encontramos?

Normalmente los encuentros son cada 3 semanas. Sin embargo, esto también dependerá de tus necesidades y del punto en el que encuentres de tu viaje. De hecho, según avanzas en el recorrido, las sesiones se suelen distanciar en el tiempo.

¿Cómo se hace el pago de una sesión o de un pack de sesiones?

Después de que hayamos concretado día y hora para nuestro encuentro, te envío por correo electrónico un botón para que puedas hacer el pago con tarjeta de débito/crédito o a través de PayPal.

También tienes la posibilidad de hacer una transferencia bancaria.

¿Cuánto cuestan las sesiones?

La sesión de 90 minutos tiene un precio de 70€. Sin embargo, tienes a tu disposición un pack de 3 sesiones de 90 minutos cada una por un precio de 180€ en total.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

De la misma manera que el viaje curativo de cada persona es distinto, incluso habiendo sido diagnosticadas con la misma enfermedad, lo mismo ocurre con la duración de las sesiones de acompañamiento.

Mi trabajo puede durar unos pocos encuentros, los suficientes como para poder prender la luz interna que habita en el interior de esa persona y que le permita continuar su viaje por su cuenta; o puede que decida que caminemos juntas durante más tiempo.

Sea como fuere, la duración del proceso la decidirás tú, en función de tus necesidades y de cuán profundamente decidas bucear en tus aguas. Al final, las veces que nos veamos serán las que necesarias para ti y para tu momento.

Y ahora puedes...

1. Programar una sesión. Para ello, pulsa aquí para enviarme un correo electrónico (recuerda revisar tu carpeta de Spam para ver mi respuesta):

2. Preguntarme alguna duda que te haya podido surgir. Para ello, pulsa aquí para mandarme un correo electrónico (recuerda revisar tu carpeta de Spam para ver mi respuesta):

3. Saber más acerca de las sesiones. Para ello, puedes consultar la información siguiente: