Buscar

Tipos de Esclerosis Múltiple

La semana pasada veíamos qué es exactamente la Esclerosis Múltiple. Recibir el diagnóstico de Esclerosis Múltiple es sinónimo de recibir una sentencia de degeneración progresiva que nadie quiere experimentar. Sin embargo, en el artículo de hoy, vamos a ver los distintos tipos de Esclerosis Múltiple que existen, patología que afecta a más de 40.000 españoles. Quédate porque quizá te sorprendas al conocer más sobre esta enfermedad.


Contenido

  1. Tipos de Esclerosis Múltiple

  2. Esclerosis Múltiple Remitente-Recurrente (EMRR)

  3. Esclerosis Múltiple Progresiva Primaria (EMPP)

  4. Esclerosis Múltiple Progresiva Secundaria (EMPS)

  5. Esclerosis Múltiple Progresiva Recurrente (EMPR)

  6. Esclerosis Múltiple Benigna (EMB)

Tipos de Esclerosis Múltiple

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad neurológica en la que el 70% de las personas diagnosticadas tienen entre 20 y 40 años. Aunque existen formas precoces de la enfermedad, también existen formas tardías, despendiendo del tipo de Esclerosis Múltiple que la persona presenta. Veamos, a continuación, los distintos tipos de Esclerosis Múltiples.

Esclerosis Múltiple Remitente-Recurrente (EMRR)

La Esclerosis Múltiple remitente-recurrente es el curso más frecuente de la enfermedad. De hecho, el 85% de las personas con esta patología son diagnosticadas inicialmente con este tipo de Esclerosis Múltiple, que se caracteriza por ataques con síntomas neurológicos nuevos o con síntomas neurológicos que se agravan.


Estos ataques, que pueden durar períodos variables, desde día a meses, se conocen por el nombre de recaídas o exacerbaciones. Dichos períodos están seguidos de períodos de recuperación parcial o completa, que a su vez se conocen por el nombre de remisiones.


El tiempo que dura las remisiones, es decir, durante el cual la enfermedad está inactiva, puede durar meses o años. Durante las remisiones todos los síntomas pueden desaparecer. Sin embargo, puede que algunos de ellos no desaparezcan y se conviertan en permanentes. Ahora bien, aparentemente durante estos períodos de remisión, no hay una progresión de la enfermedad.


Es importante tener en cuenta que la experiencia que tiene una persona con EM remitente-recurrente es distinta a la de cualquier otra persona con el mismo curso de la enfermedad. Y es que, después de una recaída, los síntomas nuevos pueden desaparecer sin causar un aumento en la discapacidad. Sin embargo, también puede darse el caso de que los nuevos síntomas desaparezcan sólo parcialmente, lo que sí implica un aumento de dicha discapacidad.

Con el tiempo, la mayoría de las personas con este tipo de Esclerosis Múltiple pasarán a la siguiente fase de la EM.

Esclerosis Múltiple Progresiva Primaria (EMPP)

En la Esclerosis Múltiple Progresiva Primaria la enfermedad empeora con el tiempo de forma progresiva, ya que se da un deterioro de las funciones neurológicas según avanza el tiempo. Esto implica un aumento de la discapacidad.


En este tipo de Esclerosis Múltiple la persona no experimenta claramente recaídas de los síntomas. Desgraciadamente la persona con EMPP  tampoco experimenta recuperación.


El número de personas afectadas por este tipo de Esclerosis Múltiple ronda el 15% de los pacientes afectados.


En este tipo de Esclerosis Múltiple se dan una serie particularidades que la diferencian de otros tipos. Por una parte, la edad en la que las personas son diagnosticadas suele superar los 40 años de media, cosa que no suele ocurrir con el resto de tipos de Esclerosis Múltiple.


Por otra parte, el número de hombres afectados es prácticamente el mismo que el de mujeres, algo que no sucede en el resto de Esclerosis Múltiples que por cada 3 mujeres con esta patología hay un hombre que también es diagnosticado con este problema neurológico.


Desgraciadamente, un hecho diferenciador de esta Esclerosis Múltiple frente al resto de las demás es que normalmente lleva a una discapacidad más temprana que el resto de los tipos de EM.


Esclerosis Múltiple Progresiva Secundaria (EMPS)

Este tipo de EM suele darse después de que la persona haya vivido muchos años con la EM remitente-recurrente. En este tipo de EM, los síntomas avanzan de manera constante sin remisiones ni recaídas. En este sentido es como la Esclerosis Múltiple Progresiva Primaria.


El cambio que se produce en este curso de la enfermedad tiene lugar entre los 10 y 20 años después del diagnóstico inicial de Esclerosis Múltiple Remitente-Recurrente.


Los investigadores desconocen porqué tiene lugar este cambio en la evolución de la enfermedad. Sin embargo, han podido comprobar una serie de hechos sobre este proceso:

  1. Cuanto mayor es la persona que es diagnosticada, menor es el tiempo entre que es diagnosticada inicialmente y cuando se produce el cambio a la EMPS.

  2. Aquellas personas que no terminan de recuperarse totalmente de las recaídas son las que experimentan antes un cambio a la EMPS.

  3. También se produce un cambio en el proceso continuo de lesión neurológica. Y es que, a raíz del cambio en el curso de la enfermedad, hay menos inflamación, pero sí un declive lento en la forma en que los nervios trabajan.

Desgraciadamente es difícil lidiar con este tipo de Esclerosis Múltiple en el día a día, ya que los síntomas empeoran progresivamente. Ahora bien, en cada paciente ocurre a un ritmo diferente.

Esclerosis Múltiple Progresiva Recurrente (EMPR)

También conocida como Esclerosis Múltiple Progresiva con Recaídas, es el tipo de Esclerosis Múltiple menos frecuente. De hecho, solo en torno al 5% de las personas que son diagnosticadas con Esclerosis Múltiple presentan este tipo en concreto.


En este tipo de EM las recaídas tienen lugar cada cierto tiempo, pero durante dichas recaídas los síntomas continúan y empeoran. Por ello, hay una disminución neurológica progresiva.


Esclerosis Múltiple Benigna (EMB)

Este tipo de Esclerosis Múltiple es la forma más leve de la enfermedad, ya que la persona presenta una discapacidad mínima después de años de haber sido diagnosticada con la enfermedad. De hecho, los pacientes con este tipo de EM no empeoran con el tiempo y no hay una incapacidad permanente.


Sin embargo, este tipo de EM no puede diagnosticarse al principio de la enfermedad, puesto que es, tras años de evolución de la enfermedad (10-15 años),  cuando se detecta que no hay un deterioro progresivo.


Cada año se diagnostican 1800 nuevos casos de una enfermedad que cursa de una manera muy diferente en cada paciente. Es por ello que resulta fundamental que, cuando una persona recibe el diagnóstico de Esclerosis Múltiple, tenga en cuenta que solo el 10% presenta una forma grave de la Enfermedad.

Un abrazo,


Quizá te interesa leer también sobre:

  1. Qué es la Esclerosis Múltiple

  2. 21 síntomas de que tienes Tiroiditis de Hashimoto

  3. La Enfermedad de Graves-Basedow, hipertiroidismo autoinmune

  4. ¿Tienes una tiroiditis autoinmune? Elimina el gluten de tu dieta

  5. Ser celíaco ¿Qué no puede comer un celíaco?

  6. Todo sobre el diagnóstico de la celiaquía ¿Qué tipos de celiacos existen?

  7. Todos los síntomas de la Artritis Reumatoide

Apúntate a mi newsletter y recibe todas las novedades

RESPONSABLE: ESPERANZA DE LA TORRE ACOSTA. FINALIDAD: GESTIONAR EL ENVÍO DE INFORMACIÓN Y PROSPECCIÓN COMERCIAL Y DAR ACCESO A LOS PRODUCTOS ONLINE. LEGITIMACIÓN: CONSENTIMIENTO DEL INTERESADO. DESTINATARIOS: EMPRESAS PROVEEDORAS NACIONALES Y ENCARGADOS DE TRATAMIENTO ACOGIDOS A PRIVACY SHIELD. DERECHOS: ACCEDER, RECTIFICAR Y SUPRIMIR LOS DATOS, ASÍ COMO OTROS DERECHOS COMO SE EXPLICA EN LA INFORMACIÓN ADICIONAL. INFORMACIÓN ADICIONAL: PUEDES CONSULTAR LA INFORMACIÓN ADICIONAL Y DETALLADA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS EN MI PÁGINA WEB.

Esperanza de la Torre

Facilitadora en procesos autoinmunes y concienciales

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono

© Esperanza de la Torre 2019  Todos los derechos reservados

Política de Privacidad y Política de Cookies